¿Te acuerdas aquel lugar donde pasabas veranos y fines de semana con tus abuelos y primos? Seguro que en tu herencia has recibido el clásico hogar donde vivieron tus padres de niños. Así que si no te quieres desprender de ella, descubre por qué reformar tu casa antigua del pueblo es una gran idea.

Reformar tu casa antigua del pueblo es una excelente idea

Más allá del cariño que seguro que tienes por aquella vieja casa, hay muchos más motivos para reformar el lugar. Pero recuerda, esta obra no es igual a la de un piso, apartamento o dúplex cualquiera. Ni siquiera un chalé. Aquí te tienes que preocupar por algo más que el interior. La fachada, los tejados, los forjados, la instalación eléctrica… Todo es mucho más antiguo y ha de ser revisado previamente. Es decir, necesita una reforma integral.

Sin embargo, existen otras ventajas al reformar tu casa antigua del pueblo. Por ejemplo, el enclave, que seguro que es privilegiado. Además, son rincones únicos, con fachadas en piedra, estructuras en madera y todo un desafío frente a la arquitectura moderna. Así que si no tienes que derribarla al completo, por lo que el presupuesto se puede ir muchísimo, no tengas duda en reformar. Como mínimo, será una buena inversión.

Qué hacer para reformar tu casa antigua del pueblo

Ahora, vamos a comprobar qué pasos dar para reformar una casa vieja de pueblo:

  • Cuenta con Creativa Interiorismo y Reformas: somos un equipo con arquitectura y diseño de interiores, por lo que estudiaremos el caso concreto para hacer un proyecto atractivo y ajustado a tus necesidades y posibilidades.
  • Guarda una parte del presupuesto: con casas viejas, no es extraño encontrar sorpresas inesperadas una vez arranca la obra. Así que ten en cuenta que por más que nos ajustemos, el presupuesto podría tener que estirarse en un momento dado.

Y por último, disfruta de la nostalgia y la belleza de la casa de tu pueblo, la de tus antepasados, la de toda la vida…

Powered by